Ya no más violencia contra las mujeres


12309258_10207786383440198_1617982334_n

Declaración del 25 de Noviembre “Día Internacional de la No Violencia contra las mujeres”

Por la Defensa de los derechos de las mujeres

 

En este día Internacional de la No violencia contra la mujer, las organizaciones abajo firmantes nos movilizamos en las calles de Santiago, Republica Dominicana, de manera pacífica, reflexiva, activa, ejerciendo de manera consciente una ciudadanía plena y comprometida, y mostramos nuestro dolor y rechazo a la discriminación y a la violencia contra las mujeres dominicanas y del mundo, y  demandamos de acciones y presupuestos significativos por la vida de las mujeres y que reflejen mayores compromisos políticos desde lo público estatal, en todos los niveles. 

INTEGRIDAD Y JUSTICIA ANTE TODOS LOS FEMINICIDIOS Y ANTE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

De manera especial llamamos la atención sobre las decisiones de una parte de la judicatura de Santiago que ha descargado como No culpable en agosto del 2015 al doble feminicida, confeso, de manera pública, Elías Luis Díaz, feminicida de Ambar Taína Mejía Tapia y Yanelis María Rodríguez Morel. Anunciamos, una vez más,  que estemos atentos a las decisiones que se tomen ante la apelación en marcha desde sus familiares, con el apoyo del Núcleo de Apoyo a la Mujer (NAM) y  desde el Ministerio Público de Santiago.

También en Santiago, en este año 2014, parte de la judicatura de Santiago decidió una condena de apenas dos años al feminicida Pedro Luis Báez, de la fenecida Gleidy María Muñoz Gómez.  Sentencia que ha sido apelada por el Ministerio Público y el Núcleo de Apoyo a la Mujer (NAM) y ante cuya acción  la Corte de Apelación aceptó un nuevo juicio en marzo del 2015, y aún no se ha decidido el tribunal que conocerá la apelación.

Ante la muerte de Gleidy María Muñoz Gómez, inicialmente, cuando ocurrió el hecho en una cabaña de Santiago,  en junio del 2011, no se le aplicó al feminicida medida de coerción de encierro a pesar de ser un feminicidio. Hecho  que concitó el  repudio de MOVIDA y de la sociedad dominicana, principalmente de las mujeres. Lo cual fue revisado, pero en el juicio de fondo prácticamente fue descargado con apenas dos años de sentencia.

Estas decisiones tan poco valorativas de las vidas de las  mujeres no ayudan a superar el fenómeno de la violencia contra la mujer, y crean un malestar de desconfianza y de cierta impunidad. La Suprema Corte de Justicia debe retomar con seriedad la sensibilización y capacitación de jueces y juezas en violencia de género contra las mujeres.

 

PREVENCIÓN, ATENCIÓN, PRESUPUESTOS Y TRANSVERSALIZACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS DE IGUALDAD DE OPORTUNIDADES, EQUIDAD Y DEMOCRACIA SUSTANTIVA DE GÉNERO

Demandamos políticas públicas en todo el Estado a nivel central y local, como son los ayuntamientos municipales, que permitan superar las desigualdades sociales, económicas y culturales y el desequilibrio de poderes que desfavorecen a la mujer,  y que permiten la continuidad de la discriminación y la violencia en su contra.

Se necesitan presupuestos, programas con prevención, atención y seguimiento, que incluyan sensibilización, capacitación, y proyectos alternativos de vida que permitan superan en las mujeres, la dependencia y la identidad de subordinadas, así como también la cosificación sexual y el acoso.

Que las políticas públicas sean transversalizadas más allá de la justicia, sobretodo en la educación, en los medios de comunicación social, la salud…con campañas, instancias preparadas y con recursos para los servicios de detección, atención y seguimiento…con calidad,  acceso eficiente y oportuno,  cobertura nacional  y buen trato.

 

NUESTRAS DEMANDAS SE SOSTIENEN EN LAS SIGUIENTES ESTADÍSTICAS:

Un tercio de las mujeres de dominicanas, como pasa igual en América Latina y El Caribe, ha sufrido violencia física o sexual. 2015, ONU Mujeres http://www.unwomen.org/es/news/in-focus/end-violence-against-women

De acuerdo a la Encuesta Demográfica y de Salud, ENDESA, 2013, las mujeres dijeron haber sufrido:

  • violencia física, un 26 %, entre 15 y 45 años,
  • violencia sexual, un 10 %
  • embarazadas, 7.4 %, han sufrido violencia física
  • sienten temor hacia su pareja, un 66%

En la ENDESA 2013 se revela que la violencia es más pronunciada en los casos de las mujeres más pobres, las que tienen menor edad (de 15 a 19 años), y las quienes menor nivel de educación formal.

De acuerdo a la Procuraduría de la República Dominicana en este año 2015 se registraron de enero a junio, 89 feminicidios, de los cuales, 46 calificados como íntimos, es decir por parejas y ex parejas.  La estadística promedio anual es de 200 feminicidios.

Persiste la triste realidad de un 26 % de embarazo de adolescentes como una de las causas principales del empobrecimiento de las mujeres, de la vulnerabilidad, y la debilidad de la limitada educación sexual y del dominio de los derechos reproductivos.

 

LA PREVENCIÓN REQUIERE UN CAMBIO Y UN ACCIONAR DE TODAS Y DE TODOS

En esta conmemoración del Día Internacional de la No Violencia contra las Mujeres llamamos a toda la sociedad a participar en su propio cambio personal para con la mujer hacia actitudes y conductas de respeto, empatía, comunicación asertiva, dominio emocional y buen trato. Necesitamos cambios en las normas sociales de discriminación hacia la mujer, en la familia, en todo el personal de educación y el alumnado, en los partidos políticos, en las empresas económicas, en  las iglesias, en las juntas de vecinas/os, en los medios de comunicación social y demás organizaciones sociales, y en todo el resto de  la sociedad.

Reconocemos que el fenómeno es multicausal, por lo que la actuación para la prevención, detección, atención y seguimiento requiere de nuevos paradigmas para ver a las niñas, a las adolescentes, a la mujer adulta.

Se necesita un cambio del machismo en toda la sociedad, un cambio que empodera a las niñas y a las mujeres, con más autonomía, independencia económica, ciudadanía activa, sin prácticas que debiliten su libertad y su felicidad, tal como lo necesita una sociedad democrática radicalmente participativa, una democracia sustantiva, efectiva, en el logro y práctica de la igualdad y que aplique políticas  de equilibrio de género, tal y como establece el artículo 39 de la constitución de la República.

 

Santiago, República Dominicana

25 de noviembre del 2015

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *