Presentan informe sobre Estado de bienestar y resiliencia en la República Dominicana

El informe asegura que la pobre respuesta del Estado ante la pandemia se debe a que la élite política ha priorizado los beneficios privados sobre los derechos de la ciudadanía.

Santo Domingo, RD. – El pasado martes 28 de agosto fue presentado el estudio “Estado de bienestar y resiliencia: hacia un nuevo paradigma de las políticas sociales en República Dominicana” de la autoría de Lety Melgen y Anselmo Muñiz. En el cual se analizan las políticas sociales del Estado dominicano frente a la emergencia climática y la pandemia de la Covid-19.

La presentación del informe se realizó mediante un webinar que contó con la participación de la politóloga Olaya Dotel, además de los autores del informe, la economista Lety Melgen y el investigador social, Anselmo Muñiz. Este estudio es parte del proyecto “Economía Resiliente con Justicia de Género», el cual es llevado a cabo por la Fundación Solidaridad, El Instituto de Investigación Social para el Desarrollo, la Fundación Friedrich Ebert y el Centro Integral para el Desarrollo Local, con financiamiento de la Unión Europea.

En su presentación, Dotel explicó “que si bien es cierto que desde el neoliberalismo se ha promovido un Estado más menos garantista, esto no ha implicado un Estado más ausente, sino, que este ha puesto su atención en defender los privilegios de la élite política y económica”.

Por su parte, Muñiz explicó que la resiliencia ciudadana es un concepto que busca enmarcar la discusión de las políticas sociales desde la capacidad de la ciudadanía para resistir y reponerse ante choques como crisis económicas, pandemias, desastres, etc. Por lo tanto la resiliencia es un indicador de la distribución de la solidez de los derechos sociales, la distribución de la riqueza y la democratización del poder. Para Muñiz, las políticas sociales del país reproducen las desigualdades y exclusiones heredadas de las dictaduras trujillista y balaguerista.

Mientras que en su intervención, Melgen resumió los principales hallazgos presentados en el documento, destacando una baja inversión social en la República Dominicana en comparación con el resto de la región. La economista resaltó las carencias en el acceso a una salud pública universal y la falta de viviendas dignas. «Los esquemas de aseguramiento no han podido enfrentar la pandemia de la COVID-19, causando problemas en la capacidad de obtener pruebas para las personas, teniendo que a fin de cuentas el Estado tomar la carga de la cobertura económica de la atención a los pacientes», señaló.

El informe presenta una batería de propuestas de políticas públicas para enfrentar estos retos como son el ingreso universal básico, un plan nacional de construcción de vivienda, pasar el sistema de seguridad social a una sola gestora pública, aumentar la recaudación y la presión tributarias y aumentar el gasto público en servicios básicos.

El informe puede ser descargado gratuitamente en el siguiente enlace: https://tinyurl.com/y4ldey2p

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *